Formación de formadores

Formar a formadores/as no es una tarea fácil ni sencilla, sobre todo porque estos profesionales deben adquirir unos conocimientos y capacidades que permitan ejercer su labor docente para que sus futuros estudiantes adquieran competencias profesionales. Aquí os presento los elementos básicos sobre los que debe reflexionar un docente para ejercer su labor didáctica de forma impecable.

—————-

Contenidos:

  • ¿Para qué sirve programar en formación?
  • Elementos de la programación didáctica
  1. Perfil destinatario.
  2. Modalidad formativa.
  3. Objetivos
  4. Contenidos
  5. Metodología, recursos, actividades y estrategias
  6. Secuenciación y temporalización
  7. Criterios, procedimiento y momento de la evaluación

 

El artículo que hoy os traigo es muy interesante para todos aquellos/as  que son estupendos profesionales en su especialidad y que también desean desarrollar su faceta docente.

Algunos piensan que ser formador/a, profesor/a o docente es algo que no requiere mucho tiempo, sino que simplemente consiste en trasladar cierta información a un grupo o un auditorio y que con lo explicado cada individuo habrá aprendido lo necesario para aplicar dicha información o contenido.

Pues ante esta creencia, debo deciros que no se acerca mucho a la realidad, es decir, puede que sea verdad que a algunos/as espectadores/as llegue el contenido o la información pero seguro que el mensaje no llegará a todos/as los asistentes. Y la labor de todo docente será que la mayor parte de su público, en este caso, alumnado, consiga aprender  lo que se le quiere enseñar.

Dicho esto, cualquier proceso de enseñanza – aprendizaje debe comenzar con lo que en didáctica o en pedagogía se llama Planificación Didáctica que se refiere al primer nivel  de organización del proceso, de previsión de todo lo que se va a hacer durante el proceso de enseñanza –aprendizaje y para ello, se establece un segundo nivel denominado Programación Didáctica donde la clave se enfoca en la palabra “DECIDIR”, porque para el docente la palabra programación significa estar en posesión de un instrumento pedagógico para poder regular y organizar la propia actuación docente y  la del alumnado y decidir sobre una serie de variables que veremos a continuación y que marcarán el camino adecuado para que se desarrolle eficazmente todo el proceso.

 

¿PARA QUÉ SIRVE PROGRAMAR EN FORMACIÓN?

 

La programación de cualquier acción formativa permite dar coherencia y estructura a todos los factores que intervienen en el proceso de enseñanza – aprendizaje creando las pautas de actuación que ayuden al profesorado a conducir con éxito el proceso formativo y que permita al alumnado responder a las exigencias del programa formativo.

Para conseguir su finalidad la programación está compuesta por una serie de elementos básicos que son fundamentales y que permitirán tomar las decisiones acertadas para un buen desarrollo del proceso formativo y que a continuación se destacan:

ELEMENTOS DE LA PROGRAMACIÓN DIDÁCTICA

 

1. PERFIL DESTINATARIO:  Responde a la pregunta de A Quién va dirigida la formación o programa.

Se tomarán decisiones sobre:

  • ¿Cuáles son las necesidades formativas del alumno/a?
  • ¿Cuáles son las prioridades de formación del alumnado?

 

2. MODALIDAD FORMATIVA: Responde a la pregunta sobre Cómo Impartir el Programa.

Se toman decisiones sobre:

  • ¿Cuál es la modalidad formativa adecuada?: Presencial, Teleformación, Blended Learning.

 

3. OBJETIVOS: Responde a la pregunta Para qué Enseñar.

Se toman decisiones sobre:

  • La/s competencia/s necesarias para adquirir el perfil profesional y desempeñar las tareas o funciones específicas de una determinada especialidad.
  • La dimensión de la competencia entendida en términos de alcanzar objetivos cognitivos, objetivos centrados en destrezas cognitivas, objetivos centrados en destrezas prácticas  o psicomotoras y objetivos centrados en su dimensión afectiva.

 

4. CONTENIDOS: Responde a la pregunta Qué Enseñar.

Se toman decisiones sobre:

  • Los contenidos o saberes imprescindibles que debe conocer el alumnado y en su caso distinguir la dimensión del contenido, es decir, si se centra el aprendizaje en contenidos conceptuales (Saber), Procedimentales (Saber hacer) y/o actitudinales (Saber ser y estar).

 

5. METODOLOGÍA, RECURSOS Y ACTIVIDADES: Responde a la pregunta Cómo Enseñar.

Se tomarán decisiones sobre:

  • ¿Qué aprendizajes se consideran imprescindibles relacionados con el saber, saber hacer y saber ser?
  • ¿Qué tipo de contenidos se trabajarán con cada metodología? ¿cuál será la secuencia de actividades y tareas para lograr el aprendizaje?
  • ¿Qué instrucciones daremos al alumnado para la realización de las tareas?
  • ¿Qué grado de autonomía vamos a considerar?
  • ¿Qué alternativas ofreceremos al alumnado que presenta dificultades?
  • ¿Cómo sabremos que lo estamos consiguiendo? Indicadores
  • ¿Con qué recursos contamos?
  • ¿Cuáles necesitamos?
  • ¿Cómo los vamos a utilizar?
  • ¿Cómo los seleccionamos?

 

6. SECUENCIACIÓN Y TEMPORALIZACIÓN: Responde a la pregunta Cuándo Enseñar.

Se tomarán decisiones sobre:

  • ¿En qué momento deben aprenderlo?
  • ¿De cuánto tiempo se dispone?

 

7. CRITERIOS, PROCEDIMIENTO Y MOMENTO DE LA EVALUACIÓN: Responde a la pregunta Qué, Cómo y Cuándo Evaluar.

Se tomarán decisiones sobre:

  • ¿Cuándo y de qué forma se evaluarán los resultados?
  • ¿Cómo evaluar los procesos?
  • ¿Cuáles son los criterios de calificación?

 

Como docentes debemos responder y tomar decisiones sobre todas las cuestiones y elementos de la programación planteada, para desarrollar un proceso de enseñanza y aprendizaje eficaz. Cuando un plan de formación se desarrolla bajo estos parámetros los resultados son altamente satisfactorios y ese debe ser nuestro objetivo. Será un error desarrollar cualquier programa formativo sin partir de todas estas reflexiones previas que permitan ejecutar un proceso basado en la Calidad del mismo.

 

La programación didáctica es una herramienta útil para el/la formador/a, ya que le sirve para:

  • Planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje que se desarrolla en el aula, evitando actuaciones improvisadas y poco coherentes.
  • Proporcionar elementos para el análisis, la revisión y evaluación del proceso de enseñanza/­aprendizaje.
  • Promover la reflexión sobre la propia práctica docente.
  • Facilitar la progresiva implicación de los/as alumnos/as en su propio proceso de aprendizaje. La programación didáctica, siempre a disposición del alumnado, favorece la implicación de éstos/as en el proceso educacional, ya que les permite saber de antemano qué van a aprender, cómo van a trabajar y de qué manera van a ser evaluados.
  • Atender a la diversidad de intereses, motivaciones y características del alumnado.

 

A continuación os presento una infografía que recoge los pasos necesarios para desarrollar una programación didáctica o un programa formativo de éxito:

 

 

Licenciada en Pedagogía y acreditada oficialmente como Creadora de Cursos Moodle para la formación (Moodle Course Creator Certificate MCCC), único certificado oficial emitido por Moodle Pty Ltd (Australia). Mi compromiso es seguir adquiriendo formación en competencias digitales aplicadas a la educación porque considero que son básicas y necesarias para impartir una formación de alta calidad en el siglo XXI.

Leave A Comment